YouTube es el servicio de vídeo más popular del momento y la más reciente adquisición de Google, conozcamos un poco más acerca de los orígenes de la herramienta.

Empezaba con una sencilla idea de tres ex trabajadores de PayPal: compartir una vez más información en Internet, esta vez vídeos. Pero YouTube se ha convertido en mucho más.

  • Ha sido la plataforma con la que Arctic Monkeys se ha dado a conocer de una manera casi escandalosa, rompiendo moldes.
  • Ha sido la confirmación de que el marketing viral existe y funciona irremediablemente.
  • Ha sido también la prueba de que las buenas ideas no tienen futuro sin un respaldo económico sólido.

¿Qué es YouTube?

YouTube es un sitio web desde el que los usuarios pueden subir, descargar y ver vídeos en adobe flash video, en definitiva, compartir. El servicio también permite publicar estos videos en blogs y webs personales.

Fue fundado en febrero de 2005, por el diseñador Chad Hurley y los informáticos Steve Chen y Jawed Karim. En este año y medio han recibido dos inyecciones de capital. En noviembre del 2005, Sequoia (propiedad del dueño de PayPal) les daba 3,5 millones de dólares y el pasado mes de abril recibieron 8 millones.

Aun así YouTube no era un negocio realmente rentable y necesitaba un apoyo para hacer frente a las posibles demandas por publicar material con copyright. Es entonces cuando actúa Google que compró la web el pasado 10 de octubre por 1.650 millones de dólares.

La web prohíbe explícitamente subir vídeos con copyright pero los usuarios hacen caso omiso de la norma. En teoría YouTube debería sacar ese material de la página pero lo cierto es que sigue publicado. Las razones pueden ser diversas y no entraremos en ese análisis.

Por otro lado, para evitar la copia digital de los clips se utiliza un player diseñado con Flash, garantizando así la protección de los contenidos bajo la marca de YouTube. Cabe decir, de todos modos, que YouTube comparte la propiedad del vídeo con el usuario que lo ha colgado, lo cual le permite distribuirlo, publicarlo y modificarlo a su antojo.

Esta es una de las características menos conocidas del site, pero es importante tenerla en cuenta para aquellos noveles que pretendan utilizarla como plataforma para dar a conocer su trabajo. Que funcionara con los ahora conocidos Arctic Monkeys no es garantía de éxito, menos aún si el creador no es el único dueño de su trabajo.

Otra de las críticas que se le hace es la baja calidad de algunos clips que no sincronizan imagen y sonido, aunque esto sucede también en sus competidores más directos que son Google Vídeo y MySpace Videos. La gran cantidad de vídeos que sostiene YouTube le hace fuerte y, a la vez, supone una dificultad para controlar los derechos de autor y para organizar el material.

Respecto a la organización de los clips, YouTube ofrece al usuario la posibilidad de catalogar su video con palabras clave. Así cuando otra persona introduzca una de ellas en el buscador aparecerá el link de dicho vídeo.

Otro servicio de la web se relaciona con el modo de publicación del vídeo, puede ser completamente público, visible solo para los “amigos” o para algunos contactos determinados (a los cuales se les envía un e mail informando de la publicación del vídeo y el link directo a éste).

Esto es porque YouTube no es solamente un lugar donde ver televisión o música, es también un punto de encuentro entre personas que comparten recuerdos, anécdotas o ideas de todo tipo. Un lugar donde el usuario puede ser también el creador.

El nuevo marketing

Es un anciano que rejuvenece súbitamente: el boca a boca. Años atrás, antes de desarrollarse mil y una maneras de llegar al público, el fenómeno que conseguía hacer de una obra de teatro, un café o cualquier otro producto consumible era algo tan sencillo como las recomendaciones entre amigos, familiares y conocidos.

Después con la radio y la televisión, los grandes booms mediáticos se inventaron formas de “convencer” directamente al consumidor final. Ahora, en el último (quizá) escalafón de la comunicación, Internet, paradójicamente volvemos al origen. Los blogs y la mensajería instantánea son los espacios preferidos para dejar mensajes que inviten a los internautas a visitar nuevos sitios web y hacer correr el boca a boca.

Esta forma de publicitar elaborada con algo de picardía resulta económica y, a menudo, eficaz. Además los blogs y la mensajería instantánea  son también dos de las más importantes plataformas de comunicación donde se encuentran amigos, conocidos y amigos de los conocidos.

Estos efectos son los grandes responsables del éxito de una web que visitan cerca de 6 millones de personas cada día, que ven 40 millones de veces y descargan 100 millones de vídeos.

Rompiendo esquemas

Además de calidad musical, Arctic Monkeys tiene algo que les hace noticia en estos tiempos. Se trata de la original manera en la que se han lanzado a la fama. Un grupo de amigos forma una banda de música, consigue un número considerable de seguidores que casualmente son asiduos de YouTube.

Los mismos fans son los que se encargan de promocionar a ese grupo de amigos que ni siquiera han grabado el primer single. Lo único que hacen es subir vídeos de sus actuaciones a la página web. Ya han nacido los Arctic Monkeys. Se trata de una banda de Indie Rock de High Green, un barrio de Sheffield, Inglaterra. Se hicieron famosos antes de grabar sus primeros sencillos y una vez grabados estos subieron directamente al número 1 de la lista de singles del Reino Unido.

Estamos hablando de “I bet you look good on the dancefloor” y “When the sun goes down”.  El álbum de debut que incluye estos éxitos, “Whatever people say I am, that’s what I’m not”, ha batido el récord de “Definitely Maybe” de Oasis, que hasta ahora había sido el álbum de debut más vendido en Reino Unido.  En este 2006 los Arctic Monkeys ya han conseguido ganar el “Best New Act” en los Brit Awards y el premio a la “Mejor nueva banda” y a la “Mejor banda británica en los NME.

A pesar de su juventud, pues los integrantes del grupo no alcanzan los veinte años, ya se les atribuye un sonido único que a algunos comparan con Libertines y unas letras irónicas que hacen pensar en The Jam, Blur o Pulp.
Ellos son: Alex Turner (voz y guitarra), Jamie Cook (guitarra rítmica), Matt Helders (batería y coros) y Nick O’Malley (el nuevo bajista).

Si no puedes con tu enemigo, únete a él

Esta es la máxima que más se utiliza en el mundo de los negocios y es seguramente lo que ha unido a Google y a YouTube. Tras la unión, Google sigue manteniendo su servicio de Google Vídeo, a pesar de que la proporción de mercado de éste último es casi cuatro veces menor que la de YouTube (aproximadamente 10 versus 40 %).

Hay que destacar que teniendo instalados los programas adecuados, la calidad de Google Vídeo puede ser mejor que la de su hasta ahora, gran competidor.
Cada uno de ellos tenía lo que al otro le faltaba, se necesitaban. Y de la unión surge otro gran gigante que va camino de convertirse en el esposo de alguien.

Los derechos de autor y el copyright no dejan de ser otro producto más que comercializar. Un pastel que repartir. La gran cantidad de vídeos con copyright que acoge YouTube puede enfrentarlo con los estudios de cine y televisión.

Pero la experiencia de Google en litigios de este tipo le da un nuevo rumbo al futuro de los derechos de autor. Es un futuro incierto y por el momento no son más que rumores pero se dice que Hollywood está dispuesto a negociar con la empresa.

Un modelo de negocio real es AdWords. La idea es cobrar al usuario por ver un fragmento de película, serie o programa de televisión, incluso si está en una remezcla. Este pudiera ser el principio de la reforma de la propiedad intelectual y el fin del “todos los derechos reservados”.

Si sí sigue en esta línea el más desprotegido sería el autor pero aun falta por ver como se dibuja el nuevo camino.

Recuerda suscribirte a los canales de 120segundos y de Mejorando.la.