En este medio la información nos bombardea y nuestra supuesta capacidad multitarea no es más que un ideal, porque la realidad es que cada día somos menos capaces de manejar varias tareas a la vez y necesitamos enfocarnos. Batallamos contra las distracciones que no permiten que tengamos un mejor enfoque de nuestras prioridades, sin dejar a un lado los caprichos de nuestra mente que nos alejan de las tareas realmente importantes para desarrollar.

Las distracciones y los caprichos de la mente

Extrañaba escribir en este espacio, ahora cuento con un equipo de editores que está haciendo un excelente trabajo. Pero, precisamente conversando con uno de ellos me preguntó ¿cómo haces para ser más productivo? la realidad es que no tengo una fórmula mágica para hacerlo, creo que la productividad está más relacionada con la honestidad con uno mismo. Cuando eres capaz de evaluar tu trabajo real y darte cuenta que muchas veces sólo dejas llevarte por los caprichos de tu mente.

¿Cuáles son los caprichos de tu mente?

No te ha pasado que en ocasiones tienes una reunión de trabajo en donde se te delegan tareas puntuales y pareciera que todo está muy claro. Incluso lo has apuntado en tu agenda con detalles y fechas límite. Te dices a ti mismo que esta vez este proyecto será un éxito y que tendrás tiempo suficiente para realizarlo porque todo quedó muy claro. Quizás eres freelancer y la idea de tener tiempo libre te llena de emoción porque hasta podrás hacer algún trabajo extra.

Sin embargo, sucede que al momento de estar sólo frente a tu computadora, tu mente empieza a trabajar de otra manera y recuerdas que debes subir tus fotos y actualizar tus ideas en redes sociales, contestar correos a familiares o amigos. Navegar por sitios que tenías pendiente o leer los periódicos, tomarte una taza de café de la mañana, hacer esas llamadas que nada tienen que ver con trabajo y así tu mente divaga por actividades pequeñas que parecen necesarias pero que en realidad no producen más que distracciones y caprichos de nuestra mente a los cuales cedemos por comodidad.

Domina tu mente y dinámicas

El tema de productividad nos importa mucho como equipo y por ello fomentamos tanto las dinámicas que permitan que seamos más efectivos. He sido víctima de estas situaciones y quizás lo más valioso que he aprendido es a ser honesta conmigo misma y darme cuenta que tengo un problema de enfoque. Reconocerlo en lugar de justificarlo es mucho más efectivo para cambiar, mejorar y tomar una dinámica diferente. Te comparto algunos puntos de reflexión:

  • Experimenta y práctica nuevos métodos: Quizás ignores que existen métodos probados de productividad porque en el mundo existe una gran necesidad para lograrlo.
  • Define tus tareas del día a día: Un proyecto puede definirse en un mes o dos, esa ideas de tener tanto tiempo hace que lo perdamos, definir las tareas que haremos por día puede ayudarte a cumplir metas en tiempos cortos.
  • Ser honestamente brutal con uno mismo: Yo soy muy exigente, eso hace que algunas personas se molesten conmigo, pero lo aprendí porque me cansé de gastar mi tiempo en excusas, cuando lo mejor era ser honesta y enfrentar el problema.
  • Disciplina, disciplina, disciplina: No hay más, esta sin duda es la base de mucho de lo que somos capaces de lograr y no te canses de intentarlo.
  • Valora económicamente tu tiempo: ¿sabes cuánto vale una hora de tu tiempo? sí, es una dinámica muy valiosa, cada hora de tu tiempo tiene un precio ¿cuánto dinero estás perdiendo?

Como siempre intentado una y otra vez, porque la productividad depende de muchos factores relacionados con nuestro estado de animo, ritmo de vida, tareas y capacidad. No existen fórmulas pero estoy segura que todos tenemos mucho que aportar al tema, así que te invito a que compartas en los comentarios tus métodos, dinámicas y problemáticas con la productividad y sigamos dialogando sobre el tema. Buen fin de semana. Enjoy!