Si nuestra conexión inalámbrica no tiene la recepción que esperamos quizás sea necesario tomar algunas de estas medidas para mejorarla. A continuación mostramos algunas acciones que recomendamos realizar para aumentar la recepción en nuestros dispositivos inalámbricos.

En caso de que su conexión inalámbrica no tenga el alcance que desea, siga estos pasos en el orden que aparecen para lograr una mejor recepción de la señal.

Cambiar la ubicación del punto de acceso

Las conexiones inalámbricas que normalmente utilizamos, constan de un punto de acceso (Access Point o AP) y de uno o varios equipos inalámbricos conectados a éste. El punto de acceso es el concentrador al que se conectan los dispositivos para establecer la comunicación entre ellos. En una conexión doméstica el router inalámbrico es el punto de acceso.

Si la señal de nuestro enlace es débil la primera acción que debemos realizar es cambiar la ubicación de nuestro punto de acceso. Colocarlo en una posición que brinde una buena cobertura en las zonas donde tenemos ubicados equipos que se conectarán a este punto de acceso.

Para esto debemos conocer que la comunicación entre el punto de acceso y el resto de los dispositivos que se conectan a éste se establece mediante ondas que se propagan a través del aire. Estas ondas se debilitan si chocan con objetos como muros, paredes, el suelo, estantes grandes y estructuras metálicas.

Algo que también debemos tener en cuenta es colocar el punto de acceso o los equipos inalámbricos relativamente lejos de espejos y el microondas. Los espejos están cubiertos por detrás con una pintura especial para que se produzca el efecto de la reflexión y es lo que hace que nos veamos cuando nos miramos; esta capa de pintura provoca que las ondas reboten y merme la recepción de la señal.

Los microondas logran su calor emitiendo ondas del mismo tipo que las conexiones inalámbricas hacia el interior del dispositivo. Utilizan para esto la misma banda de frecuencia que los equipos inalámbricos, de 2.4 GHz; por lo que pueden ocurrir grandes interferencias en la comunicación inalámbrica si tenemos un microondas cerca.

Cambiar el canal del punto de acceso

Las comunicaciones inalámbricas pueden realizarse en 11 canales diferentes, según los estándares establecidos. Esto permite que un equipo esté comunicándose con otro utilizando la banda de los 2.4 GHz al mismo tiempo que otros se comunican utilizando la misma banda pero a través otro canal.

Otros equipos que también emiten ondas en esta banda de frecuencia son los celulares, algunos teléfonos inalámbricos y microondas. Pero a veces sucede que varios tipos de equipos transmitiendo en los mismos canales o en canales muy cercanos provoquen que la señal de nuestra computadora se debilite porque tiene que procesar toda la información que recibe, pero que alguna de las ondas que le llegan no son para ella.

Algo muy recomendable en este caso es cambiar a los canales de transmisión 1,6 y 11 en nuestro punto de acceso y probar con cuál de estos nos va mejor. No debemos preocuparnos por los dispositivos que se conectan a este punto de acceso, ya que éstos detectan automáticamente el canal con el que deben trabajar.

Para modificar el canal en el punto de acceso es necesario consultar el manual de nuestro dispositivo porque no todos se programan de la misma forma.

Actualizar el firmware o drivers

Es importante estar al tanto de las nuevas actualizaciones de drivers y firmware, de nuestra tarjeta de red y nuestro router inalámbrico, respectivamente.

Los fabricantes publican en sus páginas oficiales parches para los dispositivos cuando detectan que éstos tienen fallos funcionales o de seguridad. Es muy recomendable aplicarlos para corregir errores que puedan atentar contra el correcto funcionamiento de nuestros equipos.

Adquirir equipamiento del mismo fabricante

Las normas para las comunicaciones inalámbricas es un estándar que está establecido, y perfectamente se pueden comunicar entre sí varios equipos de diferentes fabricantes; pero es bueno tener en cuenta que algunos fabricantes desarrollan tecnologías propietarias para elevar las velocidades y éstas sólo podrán funcionar si todo nuestro equipamiento es del mismo fabricante.

Un ejemplo de esto es la tecnología SpeedBooster de Linksys, que en determinadas condiciones permite alcanzar velocidades adicionales a las normas estándares.

Colocar adaptador USB

Si hemos probado con todas las sugerencias anteriores y la tarjeta de red que tenemos instalada aún presenta problemas en la recepción de la señal podremos colocar un dispositivo USB. Ya sea un amplificador de señal o un adaptador inalámbrico que funciona por USB.

Estos dispositivos USB generalmente vienen provistos con un cable que nos permite ubicarlos de una forma más óptima para la comunicación con nuestro punto de acceso.

Remplazar la antena del punto de acceso

La mayoría de los routers inalámbricos vienen de fábrica con una antena omnidireccional instalada. Este tipo de antena emite la señal en 360 grados alrededor de ésta. Si las computadoras que conectamos a nuestro router están en una sola dirección con respecto al router, por ejemplo en una zona que abarca un ángulo de 45 grados, el resto de la señal que emite el equipo se está desperdiciando.

Es la mayoría de los routers y puntos de acceso en general, es imposible aumentarles la potencia para lograr una mayor recepción por parte de los equipos conectados, pero es perfectamente posible concentrar toda la potencia en un área determinada utilizando una antena para este fin.

Para aumentar en calidad de la señal recibida es posible remplazar la antena del router con una antena direccional que concentra toda su potencia en un ángulo determinado, como el ejemplo que poníamos de 45 grados.

Añadir repetidores a nuestra red inalámbrica

Si aún no conseguimos mejorar la recepción de la señal en nuestros equipos inalámbricos podemos colocar repetidores en ubicaciones estratégicas entre el punto de acceso y el resto de los dispositivos conectados a éste.

Los repetidores son equipos que están provistos de las características necesarias para amplificar las ondas que reciben y enviarlas nuevamente al aire, puras y renovadas, listas para que otro dispositivo las reciba y procese. Para colocar un repetidor en nuestra red debemos adquirir un punto de acceso y configurarlo como puente (modo bridge) y éste se encargará de amplificar la señal que reciba de otros equipos inalámbricos.

Lecturas recomendadas