En serio, ¿por qué invirten en ladrillos? ¿van a dar diplomas? ¿alquilarán birretes? permítanme explicar más y dar un poco de contexto para quienes aún no conocen la historia de Khan Academy y su creador Salman Khan.

Un hombre en Boston jugaba a la bolsa de valores exitosamente, pero un día se le presentó un gran desafío: enseñarle algebra a sus sobrinos. Como todos nos imaginamos, la forma más eficiente para lograrlo, era contando una historia mientras dibujaba en una pizarra digital y lo compartía en youtube. Así es, el mismo youtube donde vos y yo hemos perdido tanto el tiempo viendo memes y videos musicales.

Con el tiempo, Khan Academy en su canal de youtube ha reproducido más de 151 millones de lecciones en vídeos que te enseñan desde álgebra, finanzas, historia y tecnología. La fundación Bill & Melinda Gates junto a otros notables inversionistas les dieron suficiente dinero para que intenten cambiar el mundo educándolo mejor. Han recibido aportes de más de 7 millones de dólares a la fecha. Les recomiendo la charla de Salman Khan en Ted que nos cuenta más del proyecto.

Khan Academy

Javascript como base de la plataforma

Uno de los héroes que se unió a este cometido es John Resig. Si no sabes quién es, digamos que el ayudó a crear el framework de jQuery, del que seguramente has copy&pasteado más de algún código para ponerle alguna funcionalidad al frontend de tu sitio web. Resig, se dedica a crear tecnología para esta universidad del futuro. Me pregunto si este esfuerzo logrará erradicar la fórmula que BlackBoard (como software propietario) y Moodle (como software libre) han implementado en miles de centros universitarios. Centros que venden una educación virtual que sigue sin cambiar el mundo. Y otro punto importante del apoyo de Resig es que está impulsando desde Khan que Javascript sea el primer lenguaje que aprenden muchos estudiantes a programar.

Khan Academy va a seguir generando y curando contenido, está desarrollando una plataforma para organizar e impartir mucho mejor sus cursos y además tendrá muy pronto parqueos, sanitarios y cafetería. El mundo de la educación virtual convierte en tangible un espacio donde están comprometidos a enseñar. La marca y el financimiento que ha obtenido le da suficiente fuerza para luchar sola aunque siempre quedamos inquietos de las posibles alianzas con otras universidades.

Sumergirse en Khan Academy es una experiencia recomendada para los que nos gusta repasar finanzas y algo de álgebra en el tiempo libre. El proyecto se ha ganado bastantes detractores que cuestionan si realmente es el modelo revolucionario que todos esperamos, pero son palabras, no propuestas. Envidia la dicen por mi tierra.

¿La educación es un negocio de bienes raices?

Al inicio de este post cuestionaba sobre la razón de los ladrillos que están comprando para construir un campus físico. Cuando mueves muchos millones hay que justificar el plan y muchos de los asesores pueden tener más conocimiento sobre cómo generar conceptos universitarios ya reconocidos que transformar desde un catálogo de vídeos y nuevas platormas que funcionen online. Si solo fuera un proyecto virtual tal vez la valuación no fuera tan alta, quizá solo haría falta seguir ganando de publicidad de las impresiones de los videos.

Sigo sin entender las razones por las que Khan Academy tendrá una universidad física, en mi cabeza sigue sin necesitarla, pero espero que cuando la llegue a visitar, que en lugar de estatuas y monumentos de científicos y notables personajes de la historia, que la estatua en la entrada sea de los sobrinos de Khan. Son los verdaderos heroes de esta nueva universidad.

- En un próximo artículo de esta serie de educación virtual, hablaremos de Lynda.com.