Una pregunta muy frecuente que nos hacemos al diseñar una página web es respecto a la protección de derechos de autor que tendrá nuestra nueva creación. Las leyes existen y nos protegen!

A muchos amigos con sitios de contenidos les ha tocado encontrar sus artículos en diversas publicaciones. El plagio de contenidos en el web es algo muy común en estos tiempos.

Contándoles un poco mi sufrimiento por esto, me remonto unos 3 años y medio atrás.

Antes de iniciar el proyecto de Maestros del Web, me dedicaba a mantener mi sitio personal que contaba con un pequeño servicio gratuito, en el que realizaba banners para usuarios de LinkExchange. Recibía unas 10 peticiones diarias y era interesante ayudar a la gente a promocionar sus sitios web.

Ya que me dedicaba a los banners, un día cree el banner de mi sitio con unas animaciones que invitaban a la gente a visitarme por el servicio de creación de banners. Ingrese el banner en LinkExchange y los resultados fueron muy positivos. Una semana después, navegaba por el directorio de sitios similares al mío en LinkExchange y me extraño ver mi banner anunciando otro sitio. Al pulsarlo lleve aun peor susto, al ver una réplica de mi sitio de banners, pero con diferente nombre y dueño. Envíe un email de inmediato solicitando una explicación, la cual nunca llego y el sitio desapareció a los dos días.

Ese fue mi primer susto con los plagios en Internet…

Muchos meses después nació Maestros del Web y en su sección editorial me he dado a la tarea de incluir contenidos frescos, de ayuda al Webmaster, colaboraciones y muchos temas de interés.

No ha sido una tarea fácil y muchos sitios de contenidos me dan la razón con esta afirmación, aunque proteger este material ha sido aun más difícil.

Contenidos de Maestros del Web han sido tomados sin autorización y publicados en otros sitios web, revistas y periódicos, donde incluso hay nombres de editoriales muy importantes, que han dejado de impresionarme, ya que probablemente el material que leemos en ellos, ha sido plagiado de otras fuentes.

Gracias a referencias de imágenes y enlaces en otras páginas he detectado muchos de estos plagios, ya que no siempre se muestra mucha experiencia en el uso de Internet cuando esto sucede. Muchos toman los artículos y sus imágenes, dejando la referencia hacia el servidor de Maestros del Web en la imagen, o links dentro del artículo que también utilizan el path completo de este sitio.

Los casos que más me han molestado, es cuando periódicos importantes en algunos países hispanos, han tomado mi material para sus secciones de informática, sin mencionar ningún crédito. Digamos que prefiero no mencionar nombres, pues ni siquiera he podido contactarles por teléfono para quejarme.

Se ha dado también el caso en que han llegado quejas a mi casillero de lectores de revistas y sitios web, que se quejan del porque estoy robándoles material para mis artículos? Algo cómico, aunque en estos casos, la mayoría de autores se han disculpado por tomar los artículos, dándome los méritos correspondientes.

Uno de los plagios que más me impacto, fue cuando un amigo me envío la dirección de un web de un joven de 17 años. El sitio era la réplica exacta de Maestros del Web. Sus contenidos, secciones, incluso el copyright y todo era lo mismo, cambiando el nombre del autor y del sitio.

Por suerte, este joven entendió el error que había cometido y se disculpo oportunamente.

Lo cierto es que estos plagios continúan y se que seguirán ocurriendo. La desinformación respecto a los derechos de autor y su aplicación en medios electrónicos, así como el retraso de nuevas políticas no facilita para nada la protección.

Citando el sitio web de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual:

El derecho de autor es un término jurídico que describe los derechos concedidos a los creadores por sus obras literarias y artísticas.
El tipo de obras que abarca el derecho de autor incluye: obras literarias como novelas, poemas, obras de teatro, documentos de referencia, periódicos y programas informáticos; bases de datos; películas, composiciones musicales y coreografías; obras artísticas como pinturas, dibujos, fotografías y escultura; obras arquitectónicas; publicidad, mapas y dibujos técnicos.
El derecho de autor en sí mismo no depende de procedimientos oficiales. Una obra creada se considera protegida por el derecho de autor desde que existe. No obstante, numerosos países cuentan con una oficina nacional de derecho de autor y algunas legislaciones permiten registrar obras con objeto, por ejemplo, de identificar y distinguir los títulos de las obras.”

Existe mucha más información al respecto en el sitio web http://www.ompi.int/

Un material que me ha ayudado a despejar muchas dudas y ha afirmado que los contenidos de mi sitio se encuentran protegidos, aunque es difícil hacer cumplir estos derechos y depende de las leyes locales en cada país. Gracias a amigos abogados he logrado enterarme de procedimientos para defenderme, aunque sería cuestión de que consulten con algún abogado en su país, pues las variaciones legislativas tienen gran influencia en este tema.