Los sistemas de aprendizaje digital se han desplazado de los DVDs hacia los dispositivos móviles. Desafortunadamente sin las regulaciones suficientes sobre el uso adecuado por uno de los públicos más sensibles, los niños.

Sin embargo, en un estudio realizado en los Estados Unidos por el sitio Schools.com un 22% de los padres encuestados dicen haber expuesto a sus hijos a Tablets y Smartphones, de los cuales un 38% son menores de 8 años.

¿Quién tiene la razón?

ipad kids

Imagen: Ernst Vikne

Existen dos posiciones en cuanto al tema: padres que se oponen por completo al uso de estas tecnologías considerandolas nocivas para el desarrollo social e intelectual y otros que apoyan el aprendizaje ofrecido por este tipo de interacciones, además del estímulo a la creatividad.

Mientras tanto desarrolladores y marcas gigantes en el mundo del entretenimiento infantil, le han apostado a la creación y comercialización de juegos, cuentos entre otras aplicaciones para enseñar el lenguaje, música, matemáticas, etc.

Negocio Redondo

Stuart Dredge en un artículo para “The Observer” en el Reino Unido, analiza una encuesta que Disney realizó en dicho país donde:

El 37% de los padres dice considerar el uso de dichas herramientas como parte integral en la vida de sus familias.

Dredge remarca la desorientación del mercado ya que Apple y Google todavía no crearon una categoría especial para niños dentro de sus listas. Itunes por ejemplo, no pasa de un banner dentro de las Apps educativas, el cual seguramente desaparecerá en unos días.

Mamá dame tu Ipad

ipad girl

Imagen: aperturismo

Lo anterior no tiene sentido si tal y como continúa diciendo Dredge: “…alrededor del 90% de este tipo de aplicaciones están hechas para IOS”. Android apenas empieza a despegar en este sector gracias a los recientes lanzamientos de las Tablets Nexus 7 y el Kindle Fire.

En cambio cabe destacar que en Amazon sí existe tal jerarquía de navegación. Y es que, en esta industria las Tablets no tienen rival. Así lo demuestra el informe realizado por Adobe “Rise of the Tablets”, en comparación al uso de los PC el “media engagement” de dichos dispositivos llega al 100%.

La nueva interacción digital

El aspecto más importante que diferencia a estos dispositivos de otros es la interactividad. Lisa Guernsey en un reporte para Slate.com condensa los resultados de varias investigaciones al respecto y analiza la pregunta que muchos padres se hacen: ¿Los niños pueden aprender con una App o no?

Uno de los experimentos realizados por la universidad de Georgetown con niños entre los 30 y 36 meses de edad, concluyó que:

Cuando el proceso de aprendizaje es mediado sólo por un video los pequeños aplican un proceso de prueba-error para realizar la tarea, pero aquellos sometidos a un juego interactivo con un teclado logran el objetivo del test mejor y más rápido.

Guernsey fundamenta la necesidad de una crítica más acertada sobre estas plataformas, que vaya más allá de establecer un periodo de tiempo estimado para el uso y sobre todo que contemple la interacción que el video tradicional no ofrece.

Este es un aspecto fundamental que la Academia Americana de Pediatría olvidó tener en cuenta al recomendar no someter a niños menores de 2 años a lo que ellos llaman “medios pasivos”; TV y vídeos.

En busca de la sensibilidad y el asombro

Para finalizar, Guernsey habla sobre las recomendaciones que la mayoría de especialistas en desarrollo infantil hacen para que los niños aprendan mejor:

  • Realizar actividades con las que se comprometan por completo y tengan el control.
  • Brindarles juguetes que ellos puedan explorar a su propio ritmo.

Desafortunadamente muchas de las aplicaciones en el mercado no cumplen con estos valores agregados. Por lo cuál, son los adultos los que deben evaluar si las acciones que se están produciendo le van a ser útiles al niño en el mundo real o simplemente se les está incitando a oprimir un botón más.

Ayúdale a entender la realidad

Con el ánimo de alentar el aprendizaje temprano, la creatividad, la diversión en familia y sobre todo el acceso a una tecnología más versátil, les sugiero que sean ustedes los que evalúen:

  • Entorno; Dónde quieren que sus hijos interactúen con el dispositivo. Le das la Tablet para que pare de llorar mientras haces compras o te sientas junto a él a compartir tiempo de calidad.
  • Contexto: Qué pasa antes, durante y después. Supervisión y acompañamiento constante.
  • Contenido: Busca aplicaciones que no hagan de la imaginación un proceso monótono y aburrido, pero sí que alimenten su curiosidad y deseo por comprender el mundo donde vivimos.

Dadas las condiciones actuales y el desarrollo tecnológico en el que nos encontramos, tendremos que hacer de nuestros hogares un laboratorio, donde se investigue hasta encontrar las condiciones ideales para que los niños crezcan y aprendan con estos dispositivos.