Skype, una pequeña empresa que gracias a la denominada voz IP permite conversar gratis de forma ilimitada entre ordenadores, convirtiendo la voz humana en datos y transmitiéndola a través de Internet.

Habla gratis por teléfono, pero a través de InternetHacía mucho tiempo, desde la gloriosa y afortunadamente pasada era de las puntocom, que una empresa tecnológica no rompía moldes como lo hicieron en su día Yahoo!, Google o Amazon. Esta vez se trata de Skype, que permite conversar gratis de forma ilimitada entre ordenadores, convirtiendo la voz humana en datos y transmitiéndola a través de Internet.

Actualmente son 157 millones de personas en todo el mundo las que están registradas como clientes de Skype, conseguido en un tiempo record de dos años. Esta debe ser la explicación más lógica para entender por qué el rey de las subastas, Ebay, ha pagado 2.100 millones de euros por comprar esta empresa, que de momento sólo factura 5,4 millones.

El creador de Skype, Niklas Zennström, resume en esta frase la razón fundamental del éxito: “la idea de cobrar por las llamadas telefónicas pertenece al siglo pasado. El programa de Skype le da a la gente la posibilidad de estar en contacto con su familia y amigos de forma barata gracias a sus inversiones en tecnología y conectividad”. Este emprendedor conoce el mundo de la telefonía y de los servicios gratuitos a través de Internet. No en vano antes que Skype, Zennström creó Tele2, compañía telefónica de bajo coste, y KaZaA, una herramienta de intercambio de música. Bajo su punto de vista, las compañías telefónicas tradicionales sobrevivirán, pero tendrán que cambiar su manera de hacer negocio.

Y si las llamadas son gratis, ¿dónde hace Skype negocio? Fundamentalmente se aprovecha de que no todo el mundo cuenta con un ordenador o con el programa instalado. Actualmente su fuente principal de ingresos son las llamadas de ordenador a un teléfono fijo, que sí que tienen un precio, aunque sensiblemente inferior a los marcados por los operadores tradicionales. También ofrecen otros servicios, como mensajería por voz, para cuando la persona con la que se quiere contactar no está disponible.

Otros jugadores de la voz por Internet

Pero Skype no esta solo en este terreno. De hecho cuenta con competidores muy fuertes y consolidados: Yahoo! Google y Microsoft, entre otros. La aproximación a este mundo no ha sido la misma en todos los casos. Por su parte, Yahoo! y Microsoft disponen desde hace años de su propia herramienta de mensajería instantánea o “Messenger”, que tradicionalmente permitía la posibilidad de mantener conversaciones en tiempo real con usuarios a través del teclado. Su gran éxito empujó a estas empresas a apostar fuerte por este tipo de productos que fomentan las relaciones, hasta el punto de que han ido añadiendo la voz como una pieza fundamental. La nueva versión del producto de Yahoo! incorpora importantes mejoras, y en el caso de Microsoft, la compra de la empresa Teleo le va a ayudar a posicionarse en este mercado. El caso de Google es diferente. Su estrategia de diversificación más allá de las búsquedas, empujada sobre todo desde su salida a bolsa, le ha llevado a lanzar productos, entre los que se encuentra Google Talk, un nuevo servicio de mensajería instantánea que, cómo no, incorpora la función de conversar. ¿Quién se llevará el gato al agua?

¿Y qué dicen las compañías de teléfono tradicionales?

Aunque ahora éste se haya convertido en un tema estrella dentro del sector tecnológico, la realidad es que la denominada voz IP lleva años desarrollándose a todos los niveles. Pequeñas compañías de telecomunicaciones y operadores avanzados han puesto en marcha proyectos, fundamentalmente en empresas, debido a sus altos costes de implantación. Las grandes compañías telefónicas, por su parte, también han incorporado este tipo de servicios en su portfolio, pero siempre de forma tímida y a unos costes muy diferentes a los que probablemente se planteen en los próximos meses o años. Lógicamente, las reglas de la telefonía tradicional cambiarán irremediablemente, y quien más depende de este tipo de negocio es quien menos interés tiene en que las cosas cambien.

A pesar de ello, y de la misma manera que ha pasado en otros sectores, como puede ser el de la música o los viajes, parece claro que los nuevos avances tecnológicos van a suponer una revolución absoluta, un cambio de perspectivas que si en algo coincide con los otros mencionados es en una sensible mejora del servicio al usuario. Vamos, que con la voz IP, todos ganaremos y sobre todo ahorraremos.